Crucero por el Río Rhin, de Sankt Goar a Bacharach

Relatos de una viajera…

Iniciamos el día súper temprano, pues era momento de dejar el hotel y tambien Ámsterdam para dirigirnos hacia Alemania.

 

“La vista durante nuestro traslado a Alemania era muy bonito, lástima que íbamos tan rápido que no podía sacar tantas fotos.”

El itinerario de nuestro tour indicaba que nuestra siguiente parada era, en el distrito de  Rin-Hunsrück, la ciudad de Sank Goar que está a la orilla de El Río Rhin, en Alemania. Como salimos muy temprano y estábamos cansadas por caminar mucho el día anterior, en cuanto me subí a la furgoneta me dormí… Ja! después de un rato desperté y ya viendo los paisajes, ya no hubo manera de dormir otra vez. Para mi eran increíbles, después de ver todos esos lugares sólo en postales o fotografías, verlos en vivo me parecía un sueño, hubiera querido tomar más fotos, pero como íbamos súper rápido, era imposible enfocar con la cámara que traía.

 

Después de unas horas, por fin llegamos a Sankt Goar, ahí nos iban a embarcar en un pequeño ferry para el crucero “Romántico” por el río Rhin, así decía el itinerario de la agencia, desafortunadamente ¡¡se nos olvidaron los galanes!! ja ja ja, sabía que algo se me olvidaba… pero bueno, antes de subirnos a la embarcación, nos dieron tiempo para recorrer la ciudad.

Este lugar está declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO y tiene paisajes hermosos, es muy pintoresco, tranquilo y te dan ganas de quedarte a disfrutar a la orilla de río. Hay hoteles, restaurantes, cafeterías, tiendas de souvenirs y como es una región vinícola, puedes probar vinos y licores afrutados de muchos sabores, súper recomendables y obvio compramos algunos.

 

Nos llamó la atención las tiendas de relojes cucú, estan muy bonitos, tan detallados que mi amiga quería comprar uno, pero nos preocupaba viajar con él, pues tenía muchas piezas frágiles y no estaban tan baratos…

“Hay varias cafeterías, tiendas y en especial nos gustó una donde vendían relojes cucú.”

“En esta calle estaba la tienda de la señora que conocimos de Corea y que me gustaría ir nuevamente a contarle que si pude ir a su país.”

Entramos a una tienda de recuerdos y aquí viene otro de mis paréntesis…

Este viaje lo planeamos con varios meses de anticipación y durante ese tiempo, re descubrí Corea del Sur y digo “re descubrí” porque si bien es cierto que cuando estaba en la universidad vi un k-drama a medias porque lo transmitían en un canal abierto de televisión, tiempo después vi otro que me gustó y que recomendé a medio mundo (medio mundo en mi trabajo ) y que gracias a eso, todas mis amigas me culpaban de haberlas enganchado a ese género y a ese país, incluyendo a la amiga que iba conmigo en el viaje. En esos meses previos a Europa, descubrí en internet un programa coreano llamado “런닝맨” (Running Man) y que hasta ahora es un “most” para mi, he visto toooodos los capítulos hasta el día de hoy, muestra de una manera particular la cultura coreana (comida, ciudades, atracciones, tradiciones, actores, cantantes, etcétera), así que después de volverme fan del programa, quería conocer, algún día, todos esos lugares en persona. Como iba diciendo, entramos a una tienda, en donde la  persona a cargo era una señora con rasgos asiáticos que habla muy bien inglés, estaba seria mientras nosotras veíamos las cosas que se vendían ahí, de pronto, sonó su teléfono y contestó en coreano: 여보세요? – lo que se podría traducir como- ¿Bueno? o Aló-  Mi amiga y yo nos volteamos a ver, porque entre el programa que veía y el k-drama, sabíamos que ese idioma sonaba a coreano. No sé que me paso por la cabeza, que me acerque a ella y la saludé con un: 안녕하세요! – ¡Hola! en coreano-, la señora me hizo una cara de sorpresa y como no… si una latina, en Alemania, la estaba saludando en coreano, obviamente se soltó hablándome en su idioma y le conteste que lo sentía, pero no entendía nada (qué pena) y que lo único que sabía decir era “hola” y “gracias”, a partir de ese momento su cara cambió con nosotras, estaba sonriente, se puso a platicar en inglés, me pregunto dónde veníamos y resultó que ella es de Seoul, Corea del Sur, pero ya llevaba varios años ahí; recuerdo perfectamente que antes de despedirme de ella, le dije que algún día iría a su país, y me dijo que gracias y que así sería, de alguna manera lo decreté…

Después de eso, seguimos recorriendo Sank Goar, sin embargo no pudimos visitar todo. Aquí hay mucho que visitar, como las ruinas del Castillo de Rheinfels, pero ya había llegado el momento de subirnos al ferry.

 

“Aquí vemos la iglesia Stiftskirche Sank Goar .”

 

Nos reunimos todos los del grupo para embarcarnos junto con más turistas de varias nacionalidades. Obviamente buscamos lugar en la cubierta para disfrutar el paisaje no importando el frío que se sentía. Estando en el ferry podíamos pedir algo de beber mientras disfrutamos el recorrido, así que no pudimos desaprovechar la oportunidad de probar la cerveza local que estaba muy buena, me atrevo a decir que fue de las que más me gustaron del viaje.

“A pesar del frío íbamos felices disfrutando del paisaje y de la cerveza .”

Yo me sentía como en una película durante el recorrido, pues era increíble ver castillos en lo alto como en los cuentos, con sus fortalezas alrededor y las casitas de postal abajo. Se ve que están muy bien conservados y actualmente varios de ellos son hoteles; debe ser toda una experiencia hospedarse en alguno, asi que tomen nota.

El recorrido duró una hora aproximadamente y llegamos a Bacharach para subirnos a la furgoneta nuevamente, que ya nos estaba esperando, pues nos había seguido por carretera. De ahí nos llevaron a nuestro siguiente destino que era la ciudad de Frankfurt…

Continua…

 

Próximamente Frankfurt, Alemania…

 

 

 

 

 

 

 

4 thoughts on “Crucero por el Río Rhin, de Sankt Goar a Bacharach

  1. Son hermosos los castillos y en conjunto todo se ve de posters, o pinturas
    Y que siga la aventura para decirle a la Sra. Que si conoció Korea.
    Bueno me adelanto ya esta el primer paso o vuelo ,si se puede…

  2. Woooowwww súper padre el relato yo lo conocía por una versión, pero esta versión me gusta además de ver a las dos viajar y verlas tan contentas me emociona. Espero la continuación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Rumbo a Frankfurt, Alemania

sáb Mar 27 , 2021
Conociendo Frankfurt, centro financiero de Alemania Relatos de una viajera… Después del crucero por el Río Rhin, todos subimos a la furgoneta para dirigirnos rumbo […]
Scroll UpScroll Up