De regreso a Corea del Sur, un nuevo viaje entre amigas

Introducción

Relatos de una viajera…

Una vez que estuve de regreso en México, después de mi primer viaje sola, ya quería estar de nuevo en un avión … ja! Es increíble darte cuenta que algo se te ha vuelto una adicción (de las buenas), sientes esa necesidad de seguir visitando lugares, seguir acumulando recuerdos y sin duda alguna Corea se ha vuelto un lugar muy especial para mi, es un país que me encanta y que tiene muchas cosas por ofrecer qué van más allá de k pop y de los k dramas … hablo de sus paisajes, de su cultura, su gastronomía, tradiciones, su gente etc.

Estando de regreso en México estaba intentando recuperarme al jet lag, porque es super chistoso, yo soy una persona 100% nocturna, creo que soy más productiva durante la noche, así que adaptarme al horario asiático no me cuesta mucho trabajo, porque llego a dormirme a las 3 am estando en México y solo porque sé que tengo que levantarme temprano al día siguiente para trabajar… más bien volverme adaptar al horario de mi país cuando estoy de regreso es lo que más me cuesta… me tardo hasta dos semanas, sufro mucho con eso y estando en ese proceso, solo pensaba en todo la que me faltaba por descubrir de Corea… el lugar de regresar conforme, regresé con el sentimiento de que me faltó tiempo y que ya quería estar de regreso pronto.

Conforme vas animándote a viajar, todo se te va haciendo más fácil que la primera vez, ya sabes todo lo que tienes hacer para seguir viajando, ya conoces el caminito, lo único que necesitas es organizarte, es ahí cuando entendí a todos los que veía que viajaban y nada tiene que ver con ser millonario o algo así …

Mi amiga, que ha ido en la mayoría de mis viajes, estaba emocionada cuando regrese de Corea y se le notaban sus ganas de regresar, yo ya estaba en el proceso de ahorrar, juntar días vacaciones, así que le dije: ¡Pues cuando quieras regresamos! Y obviamente no dudó en decirme que ¡si iría otra vez !, asi que nuevamente el “trip to Korea” team se junto, porque volvimos a decirle a nuestra otra amiga si quería ir, obviamente aceptó y esta vez se nos unió una cuarta personita …

Ni modo… después de 5 meses regresaría a Corea, alguien tenía que sacrificarse por las amigas… ¡¡ay ajá !! jajajaja Así que esta nueva aventura pintaba muy bien, un grupo de 4 amigas viajando sonaba increíble, había que empezar a preparar el itinerario pero ¡Ya!

 

Día 1 (Parte I)

Para esta nueva aventura se pensó para ir en primavera y poder ver las flores de cerezo, era algo que nos emocionaba mucho, pues en nuestro país no existen y se habla mucho de lo hermosa que es esta temporada.

Para entonces yo ya me sentía más segura de moverme por Corea, a diferencia de la primera vez donde todo el itinerario fue en base a las estaciones de metro. Después de ir sola aprendí a viajar en autobús y no depende tanto del metro, obtuve más confianza y sabia que en esta ocasión podría incluir en este viaje más lugares, además de que ya conocía un poco más el idioma.

En esta ocasión, como ya mencioné, no sólo volvíamos a ir las tres amigas que fuimos la primera vez, sino que iría alguien nuevo qué jamás había ido a Corea, así que no había manera de no llevarla a conocer los lugares emblemáticos, por lo menos antes de ir a conocer lugares nuevos. Afortunadamente el itinerario se prestó para que las que ya habíamos visitado esos lugares, los volviéramos a disfrutar tanto como la nueva amiga que iba por primera vez o al menos eso quiero pensar jajaja porque ahora intente no castigarles tanto en caminar (como yo lo haría si fuera sola) y viajar en autobús en lugar de metro, creo que se vuelve una experiencia diferente.

El volver a organizar el itinerario fue nuevamente un gran reto y una gran responsabilidad, porque ahora llevaba a tres personas y más cuando soy una persona muy perfeccionista conmigo misma, pero lo disfruté y quería que todas disfrutáramos, espero haberlo logrado…

Esta vez viajamos directo desde México, cuando viaje sola supe que era lo más conveniente porque además no hacer escalas, despegas a media de noche y llegas al amanecer y es lo mejor para adaptarte al horario.

A nuestra 4ta compañera de viaje yo no la conocía, a diferencia de mi tocaya y de nuestro “Tesoro” como le decimos a Lili. Ella me cayó muy bien desde el minuto uno que me la presentaron y que literal me la encargaron (¡qué miedo!), asi que inmediatamente se ganó el apodo de “Tesorito”, pues además de ser sobrina de “Tesoro”, era la bebé del grupo.

Por temas de compra de vuelos, mi tocaya y yo nos tocó juntas, pero a las Tesoros les toco separadas, pero de vez en cuando les echábamos un ojito para saber si iban bien. El viaje desde ese momento fue súper divertido y creo que hizo amenas las 15 horas de vuelo …

Aterrizamos como a las 6am, pero en lo que pasamos por migración y recogimos maletas, etc salimos como a las 7 ó 7 y media. Yo iba muy segura por mis dos viajes a Corea previos, pero siempre la vida te pone retos … jajajaja, las dos veces anteriores llegamos a la terminal 1 del aeropuerto de Incheon, Corea del Sur, así ya sabía por donde salir si nos íbamos en bus o en metro, pero cuando salimos vi que estábamos en la Terminal 2 que no conocía, así que en lo que Tesorito fue a comprar su tarjeta de transporte, me puse a investigar dónde salen los autobuses del aeropuerto. Una vez que recargamos nuestras tarjetas de transporte, nos dirijamos al autobús que ubicamos gracias a un señor de seguridad que nos indicó la salida correcta.

Nos dirigimos a Seoul todas muy emocionadas en autobuses, era una vivencia nueva para todas, pues la primera vez viajamos en metro, después yo cuando volví a ir si tome el autobús, pero iba sola y salí de la terminal 1 y para Tesorito era su primera vez .

Después de casi dos horas llegamos a nuestro hotel, que fue en el que nos hospedamos la primera vez. Como el acceso a las habitaciones del hotel era a las 2pm, solo hicimos el check-in, dejamos las maletas y nos salimos a dar la vuelta para perder tiempo, distraernos y empezar la aventura.

Nos fuimos caminando hacia Myeong-Dong y durante el camino tuvimos nuestro primer encuentro con las flores de cerezo, estábamos muy contentas de haberle atinado a la temporada, porque casa año cambia y corríamos el riesgo de no coincidir con la floración. Obviamente nos dimos vuelo tomando las primeras fotografías y me encanto que Tesorito y yo compartimos el mismo gusto por la fotografía, así que ya se imaginaran… nos deteníamos cada 5 minutos.

Después de un rato fuimos a buscar un lugar para comer algo caliente, pues moríamos de hambre y de frío, a principios de la primavera aun se sentia frío para nosotras, aunque para los que viven en Corea ya empezaban a sentir calidez en el ambiente. Claramente todas teníamos caras de cansadas y somnolientas, pero por experiencia propia sabia que lo mejor era permanecer despiertas todo el día para adaptarse más rápido al horario.

Una vez que recargamos baterías, fuimos a tomar café muy al estilo coreano, lo único malo es que como buenas latinas somos muy ruidosas jajajaja nos reímos mucho y muy fuerte, que yo sentí qué en cualquier momento nos sacaban de la cafetería y más porque estábamos sentadas al lado de una monjita … que nos voltea ver cada vez que soltábamos alguna carcajada … y es que para colmo somos un grupo que juntas no hay quien nos pare jajajaja y eso estaba increíble.

Después de ir a dar un pequeño recorrido por los alrededores nos dieron las 2pm, así que nos regresamos al hotel para instalarnos en las habitaciones, darnos un baño, descansar un rato para después volver a salir, pues estaba prohibido dormir a esa hora.

Continuará …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Intentando sobrevivir al jetlag, primera tarde de regreso en Seoul

mar Ene 11 , 2022
Nuestra primera tarde en Seoul, una nueva aventura por Corea del Sur Relatos de una viajera… Pasaron como dos horas después de qué pudimos instalarnos […]
Scroll Up
error: Content is protected !!