En busca de la Fuente Arco Iris del Puente Banpodaegyo

(반포대교 달빛무지개분수)

Relatos de una viajera…

Salimos del Templo Bongeunsa y nos dirigimos a Starfield COEX que está justo enfrente. El día estaba muy despejado, pero corría aire frío, literal de la noche a la mañana la temperatura bajo, así que ir a la plaza sirvió para, además de resguardarnos un rato, buscar algo para comer antes de ir al siguiente lugar del día.

Esta plaza es muy grande y moderna, además de muchas tiendas y un cine, hay un acuario, pasamos un buen rato conociéndola.

Mientras íbamos camino a Starfield COEX nos llamo la atención el trabajo de este señor, de verlo me dio vértigo 😱

Después de pasar un rato agradable en Starfield COEX y recargar energía, emprendimos el camino a un lugar que me pidió una de mis amigas que incluyera en el itinerario, el puente de Banpodaegyo. Habíamos visto en Internet que en determinados horarios de la noche, había un espectáculo de luces, música y agua, así que lo programé para ese día porque andaríamos de ese lado de la ciudad, aunque fue un show para llegar… toda una excursión en busca del la Fuente Arcoiris de Puente Banpodaegyo jajaja

Aquí un cine dentro de la plaza Starfield COEX

Mientras planeaba el itinerario del viaje, investigue cuál era la estación a la que teníamos que llegar y el número de salida, pensé que sería sencillo, pero ya estando ahí, estaba todo enredado; no había una estación tan cerca y me confíe con el: “hay Wi-Fi en todos lados en Seoul” y si hay, pero yo no podía conectarme tan fácilmente, así que decidí preguntarle a alguien (pero en inglés porque con mi coreano de ese momento no me serviría) y encontré, después de varios intentos, a una chica dispuesta ayudarnos, pero me dijo que no era ahí, que nos volviéramos a meter al metro y que saliéramos en la estación Ichon, yo dude… hasta le enseñe la foto de donde queríamos ir y me aseguró que teníamos que ir a la estación que me indicó y pues le creí y nos lanzamos. Llegamos a Ichon y ya empezaba a sentirse más el frío pues ya estaba oscureciendo…

Mientras íbamos caminando rumbo al río Han, nos encontramos un puestecito de Hottok (호떡), al principio no sabíamos que era, pero había varias personas comprando así que nos acercamos, a simple vista parece un hot cake super calientito servido en un vasito, decidimos comprarlo para probar y nada que ver con lo que imaginamos, están rellenos de una especie de miel con cacahuate, ¡muy rico! Lo ame, sobre todo por el frío.

El Hottok (호떡) se convirtió en una de mis comidas callejeras favoritas en Corea del Sur y más cuando hace frío… es como un hotcake (no tan blando) relleno de azúcar y nuez que al estar súper caliente se derrite por dentro y te lo dan así, en un vasito. Nos supo a gloria mientras andábamos perdidas buscando en Banpodeagyo….

Seguimos caminando como nos indicaron y cuando llegamos al río… No se veía como pensé, como lo habíamos visto en Internet. Me metí a preguntar en una tienda de conveniencia que estaba ahí y resulto que estábamos del otro lado del río y dos puentes ¡atrás!

Esta foto es como se ve Banpodaegyo Park, pero del otro lado del río…. jajaja

Pues si… Resultó que estábamos del otro lado y un poco lejos del puente donde es el show de agua y luces, pero ya estábamos ahí, así que decidimos caminar hasta el puente de Banpodaegyo y ver el espectáculo aunque fuera del otro lado del río. Mi intención de ir ahí era porque hay cosas que ver, comer y sobre todo podríamos comprar café porque con el frío que hacía… ¡era necesario!, pero del lado donde estábamos no había nada! Jajajaja A mi encanta caminar y puedo caminar tooodo el día y prefiero mil veces el clima frío que el caluroso, pero me preocupaba nuevamente mis amigas, no todas somos iguales y como las lleve a pedalear en la mañana por Olympic Park, luego el recorrido por templo Bongeunsa y ahora la caminata nocturna en medio del frío… seria lógico que se sintieran cansadas. La verdad me sentía un poco frustrada porque lo que quería era llevarlas a todos los lugares sin tantas complicaciones, aunque ahora que estoy recordando todo esto, por cosas como éstas hacen los viajes únicos y divertidos, te dejan muchas enseñanzas e historias que contar.

Caminamos y caminamos hacia el Puente Banpodaegyo y para quitarnos el frío puse música en mi cel para animarnos y entrar en ambiente. Había algunas personas haciendo ejercicio y corriendo a la orilla del río asi que no estaba tan solo, pero si muy obscuro. Después un rato, finalmente llegamos al puente correcto, pero faltaba un rato para uno de los horarios en que empezaba el espectáculo de agua y luces, así que nos sentamos en la orilla del río a esperar mientras platicábamos (en operación pingüino… sentadas pagadas unas a otras para intentar sentir menos frío). Había mas personas también sentadas ahí, de pronto, vi que se pararon, se empezó a escuchar música, miramos hacia el puente, pero el agua y las luces eran ¡¡hacia el otro lado de donde estábamos sentadas!! jajajaja, así que yo salí corriendo, las pobres de mis amigas ya ni quisieron correr, corrí porque después de todo lo que pasamos para que ni siquiera pudiera verlo bien… iba a ser ¡el colmo! Jajajaja ya no me quedaba más remedio que reírme. Quiero pensar que la chica a la que le pregunte nos mando para ese lugar porque esta obscuro y así pudiéramos apreciar mejor las luces de la fuente de arcoíris… ¡Ja!

Y aquí esta la prueba de que si se logro ver el espectáculo del río Banpodaegyo después de tanto ☺️

Regresamos al hotel súper cansadas… pues también fue una excursión el regreso del puente Banpodaegyo, pues teníamos dos opciones: era regresar por el mismo largo camino o encontrar una estación de metro más cercana… después de un rato de tratar de conectarme a Internet di con una estación un poco más cercana. Finalmente el itinerario del día se cumplió, no tal cual como lo imaginé pero de eso se trata los viajes.

Algo que no había contado antes es que en la estación de Euljiro 3ga, que es la estación para llegar al hotel donde nos hospedábamos había una panadería justo en la salida que tomábamos. He de confesar que el pan es mi debilidad, mi gusto culposo y el pan de ese lugar ¡me encantó! la persona que atendía ahí era muy atento, con él practicaba mi coreano básico 1 y por lo menos creo que si me entendía. Desde el principio yo creo que le caímos bien, porque cada vez pasábamos a comprarle pan para la cena, nos regalaba otro, ☺️ nos daba pena aceptar, pero nos insistía y también nos daba pena rechazarlo, la verdad estaba muy rico el pan y éste fue el de esa noche.

Continuará…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Un día tranquilo por Seoul

mar Jul 13 , 2021
Un día tranquilo por Cheonggycheon, el Rio Han y Itaewon Relatos de una viajera… Después de reponernos de la excursión hacia Banpodaegyo, al día siguiente […]
Scroll UpScroll Up