Bukchon Hanok Village, una aldea tradicional coreana

Relatos de una viajera…

Después de que en los días anteriores salíamos muy temprano del hotel, decidí que el itinerario de éste día fuera mas relajado. Hoy visitaríamos Bukchon Hanok Village, que es una aldea tradional donde se puede admirar casas estilo hanok (casa tradicional coreana), así que después de desayunar tranquilamente nos pusimos en camino.

Mucho del itinerario del viaje lo organice en base a las estaciones del metro. En Corea, el metro es un medio de transporte muy fácil de usar, esta muy bien señalizado y conecta con muchos lugares importantes, lo único malo es que hice caminar mucho a mis amigas debido a los transbordos y el montón de escaleras que hay… ups! Para llegar a Bukchon había que dirigirse a la estación Anguk y salir por la puerta 2, no es que saliendo ese lugar, pero es la estación más cercana.

Saliendo de la estación tienes que caminar un poco para llegar a el lugar, pero en algún momento, por mi culpa, tomamos la calle equivocada y tuvimos que darnos la vuelta, porque por más que caminábamos, no veíamos ninguna casa con arquitectura tradicional coreana, aunque puedo decir que disfrute la caminata pues a lo largo del camino vimos muchas flores bonitas de colores que adornan las calles y las tiendas, me llamaba la atención que les ponen letreritos.

 

Andábamos un poco perdidas y sin querer fuimos a dar con Baek In-Je Hause Museum “백인제가옥” qué es un hanok super bonito y tradicional, así que afortunadamente al perdernos en el camino, tuvimos la oportunidad de conocer éste lugar.

Nos invitaron a pasar para dar un recorrido por la casa y la verdad que es hermosa, todos los detalles únicos, característicos de la arquitectura coreana son dignos de admirar.

Pude sacar muchas fotografías, así que no fue tan malo perdernos, justo ahí nos dieron las indicaciones de como llegar a Bukchon y pude ayudar a otras chicas que también estaban perdidas como nosotras.

Seguimos las indicaciones y ¡por fin llegamos a Buckon Hanok Village! Se dice que ésta aldea tradicional pertenecía a la clase noble en la antigüedad, es un lugar muy bien conservado y lo más importante es que hay familias viviendo ahí que se encargan de mantener ese lugar tan bonito, por eso es importante ser respetuosos con todo y no ser ruidosos para no importunar a los locales. 

Mucha gente acude diariamente a Bukchon, muchos van vestidos con hanbok para tomarse fotos y todo esto hace el paisaje más bonito.

Fuimos a dar a una de las partes más altas de lugar y pudimos tener una hermosa vista panorámica. Una vez más insisto, debes llevar zapatos cómodos para poder caminar y disfrutar todo el recorrido, pues hay muchas calles inclinadas, así que de haces ejercicios, ¡haces ejercicio! jajajaja, por cierto, es verdad que hay Internet en casi todo Seoul, pero las conexiones de Wi-fi estaban peleadas con nuestros celulares, únicamente una de nosotras tuvo Internet en gran parte del viaje, las demás sólo en ciertos lugares como éste, que está en lo alto. Para mi era importante para ubicarnos, pero aun así sobrevivimos.

Recorrimos los más que pudimos, visitamos muchas tiendas de souvenirs y yo quería llevarme de todo, pero apenas estábamos en el tercer día y nos faltaba mucho por ver.


De tanto caminar ya teníamos hambre, ya habíamos escogido un lugar para comer, pues de ida vimos un restaurante de pollo, así que nos dirigimos ahí.

Obviamente lo que pedimos fue pollo frito y cerveza, pero como es normal en Corea también nos dieron varios Banchan “반찬”, que son los platos de acompañamiento. Mientras esperábamos el pollo, estábamos platicando y como buenas latinas hablando un poco fuerte a pesar de que intentábamos moderarnos; de pronto se nos acercó una mujer que justo estaba platicando con la señora que atendía el lugar, cuando la vi acercándose pensé que nos ofrecería algo o algo así, pero para la sorpresa de las tres nos empezó a hablar en ¡español!, nos preguntó de donde veníamos y nos dijo que ella había estudiado español unos meses y que hablaba poquito,  pero la verdad es que lo hablaba muy bien. Ya después le contó en coreano a la señora de restaurante de donde veníamos y la verdad sirvió para que fuera mas amable con nosotras.

Disfrutamos de nuestra comida, todo estuvo súper rico y platicamos muy agusto mientras tanto, luego nos dirigimos a pagar y nos salimos. Cabe mencionar que cada una llevaba una mochila y yo antes del restaurante traía mi cámara en la mano como de costumbre. Llegamos al metro y de pronto me acordé de mi cámara, entre en pánico porque ¡no la traía!, busqué en mi mochila porque yo me acordaba que la había guardado, pero no estaba…

Yo ya la daba por pérdida, pero mis amigas insistieron en regresar a buscarla, sin embargo, habíamos entrado a varias tiendas qué no me podía imaginar en cuál de todas la pude haber dejado y más porque no recordaba haberla puesto en ningún lado para ver cosas, todo el tiempo lo traje colgando y no es como que se me hubiera caído, porque si o si hubiéramos escuchado. No sé como se nos ocurrió ir al restaurante de pollo y en cuanto entre intenté explicarle a la señora con mi coreano básico y me entendió lo de mi cámara, pero sobre la mesa que comimos no había nada.. se me ocurrió agacharme y ¡la cámara estaba abajo, en el suelo!,  fue cuando tuve un flashback: al sentarnos, había puesto mi mochila abajo y quise meter la cámara y obviamente no entró y simplemente se deslizo al piso… ¡Ja! Nos alegramos todas, hasta la señora del restaurante, que me dio palmadas en la espalda muy al estilo coreano jajajaja Así fue como recuperé la cámara, pero mas que eso… ¡Las fotos! En los tres días que llevábamos en Corea ya había tomado casi mil fotos, eso era lo que más me dolía perder jajaja

“Todos los detalles de las casas tradicionales son hermosos”

Ya por la tarde fuimos a conocer el mercado Gwangjang “광장 시장”, un lugar muy particular donde puedes ver de todo: comida, zapatos, ropa, especias, etcétera muy propio de Corea. Me gusto mucho el lugar, no saque muchas fotos porque me preocupaba importunar a la gente.

Así concluyó nuestro día conociendo Bukchon Hanok Village, una aldea tradicional coreana; estuvo relativamente tranquilo, pero aun así divertido, teníamos que recargar pilas pues al día siguiente iríamos a Gapyeong para conocer la isla Nami “남이섬, Petite France y más…

Continuará…

2 thoughts on “Un día tranquilo en Bukchon Hanok Village

  1. Es un lugar hermoso y arquitectura sin igual, son fotografías preciosas que invitan a visitar.
    Visitar el país debe ser inolvidable.
    Felicito a la relatora y fotógrafa.?..aplausos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Un paseo sobre ruedas, Gapyeong Rail Bike

mié May 26 , 2021
Andando en bicicleta sobre Gapyeong Rail Bike Relatos de una viajera… Este día me desperté muy emocionada y un poco nerviosa pues saldríamos de Seoul […]
Scroll UpScroll Up