Una tarde por la ciudad de Múnich

Relatos de una viajera …

Después de pasar la mañana en Núremberg, nos tocaba la tarde en Múnich, la capital de Baviera, otras de las ciudades más importantes de Alemania.

Desde que vas entrando a la ciudad, te das cuenta de su grandeza pues es un lugar moderno, cosmopolita y lleno de historia.

Llegamos aproximadamente a las 3 pm y nos llevaron directamente al centro histórico. La furgoneta nos dejó exactamente donde está el National Theater de Múnich, “Bayerische Staatsoper” y el “Residenz Theater”, son unos lugares con una arquitectura muy bonita e impresionante.

A pie rumbo a Marienplatz.

Empezamos el tour a pie desde ahí y nos guiaron hacia Marienplatz, donde esta el nuevo Ayuntamiento “Neues Rathaus”, otro grandioso edificio gótico, con una torre que mide 85 metros de alto. Una de las cosas mas llamativas de este lugar es el Glockenspiel, un carrillón del que aparecen figuras danzando a determinadas horas del día, todo un espectáculo para los visitantes. También puedes entrar por el vestíbulo y admirar el patio central, que es enorme.

El Glockenspiel del Ayuntamiento.

En ésta plaza también están el edificio antiguo del Ayuntamiento, que ahora es el museo del juguete; está la columna de Mariensäule y la Fuente del Pescado, donde puedes pedir un deseo.

Antiguo Ayuntamiento, hoy Museo del Juguete.

Después de explicarnos toda esta información, nos dieron tiempo libre para recorrer el centro histórico, no recuerdo muy bien cuantas horas nos dieron, pero nos indicaron que después nos recogerían a todos en el mismo lugar donde nos bajamos de la furgoneta, para llevarnos al hotel. Empezamos a recorrer la calles, era domingo y había mucha gente afuera, pero muchas sitios estaban cerrados 

Después de caminar un rato llegamos a “Pfarrei Heilig Geist am Viktualienmarkt”, la parroquia del Espíritu Santo.

Más adelante esta Peterskirche, la iglesia de San Pedro o también conocida como Alter Peter, una de las más antiguas de Alemania. Cuenta con una torre de 91 metros a la que puedes subir, obviamente yo veo escaleras y quiero saber que hay final y como veía que la gente entraba, sin pensarlo dos veces entré también. Mi amiga se quedó esperando abajo pues no le gustan los lugares muy cerrados; la verdad si estaba súper estrecho y los escalones muy inclinados; había momentos en los que te tenias que esperar en los descansos de las escaleras, para dejar bajar o subir, porque no había manera de que pasaran dos personas al mismo tiempo, incluso a veces ¡no veías nada!, yo iba grabando un video, pero cuando lo reproduje solo se escucha mi voz… ja! Ya estando arriba la vista es ¡¡Increíble!!, la ciudad e Múnich es ¡Hermosa! vale la pena subir y llegar casi sin aliento hasta arriba.

Estaba entretenida sacando fotos y un chico me pidio de favor tomarle una con su cámara, se la tomé y luego me dijo que si quería me tomaba una a mi, pero le pedí que mejor saliera en la mía y aceptó 😁.

Ya para bajar fue más fácil, pero igual de tardado porque era mucha gente la que había. Me reuní con mi amiga y entramos a la iglesia que también es muy bonita por dentro.

Después de seguir caminando por las calles, fuimos en busca de un lugar que nos recomendaron mucho. Como es bien sabido, en Múnich se lleva a cabo el Oktoberfest, una de las fiestas más populares de Alemania que gira en torno a la cerveza y justo aqui, esta una de las cervecerías más famosas que se llama “Hofbräuhaus”. Nos dijeron que era un lugar con mesas corridas y que no esperáramos encontrar alguna vacía, que donde encontráramos lugar nos sentáramos, pues no era raro compartir mesa con desconocidos, sin embargo, lo que nunca nos dijeron, es que el menú está en alemán y sin ninguna fotografía…

Como iba diciendo, si encontramos la cervecería, es un lugar muy grande, lleno de gente, super alegre y con buen ambiente. Nosotras empezamos la búsqueda de la mesa para sentarnos, hasta que por fin encontramos dos lugares vacíos en una donde estaba gente asiática a punto de por irse; no sé si exista en ese lugar una carta con el menú en doble idioma (alemán e inglés, por lo menos), pero el que teníamos estaba todo en alemán y sin ninguna fotografía que indicara lo que podías pedir, nosotras estábamos literal adivinando que decía, supimos cual era la cerveza por la medida en onzas, pero para la comida no teníamos ni idea… Ya con hambre escogimos algo que esperábamos que estuviera bueno.

Al ser un lugar súper lleno, ves meseros corriendo por todos lados, les hacíamos señas hasta que finalmente nos hizo caso uno, un chico que muy sonriente se nos acercó, le pedí en inglés las cervezas y cuando le indique lo que nosotros pensábamos que era comida, nos vio con cara de – ¿segura quieren eso?- intento hablar en inglés, pero me di cuenta que no lo hablaba, a lo que pensé: -solo debe hablar alemán, ni como preguntarle qué era lo que estábamos pidiendo, miré hacia mi amiga y le pregunté, obviamente en español, que si pediamos algo más y acto seguido el mesero nos dice: -¿¿¿Hablan español???-  resultó que el mesero era… ¡¡Argentino!!, nos empezamos a reír, yo jamás pensé que no fuera alemán, la verdad tenía la pinta de europeo, pero a decir verdad muchos argentinos también, pero él no sé porque no se imaginó que éramos latinas jajajaja. Platicamos en ratos y gracias a él pudimos cenar bien, de lo contrario hubiera sido sólo pan con cerveza…pues lo que escogimos fue una canasta de pan, que finalmente si pedimos y que compartimos con una pareja que se sentó en la misma mesa con nosotras. Tony, como se llama el nuevo amigo, se portó increíble con nosotras, desafortunadamente no se pudo armar ningún plan con él… porque ese día salía tarde de trabajar y al día siguiente que era su día libre, nosotras nos íbamos de Múnich, pero intercambiamos e-mail y estuve en contacto con él por un largo algún tiempo; esas son parte de las cosas padres que obtienes de los viajes, conocer personas muy agradables 珞

 

 

De ahi salimos corriendo como Cenicientas, porque ya era tarde e iban a pasar por todos para llevarnos al hotel.

 

Esta vez nos hospedaron en el hotel NH Munchen Neue Messe, muy bonito como todos los hoteles hasta el momento. Descansamos un rato y nos salimos a caminar para buscar un postre jajaja, sólo dimos con un Burger King y vimos que vendían un pastelito que no se vende en México, en el mostrador estaba una chica, no quiero adivinar de qué país es, pero no era alemana; como en todo el viaje, empecé a hablarle en inglés pero al escucharnos hablar español nos pidió que mejor le habláramos en nuestro idioma, ella sabía español y no inglés. Desde ahí me di cuenta que si vas al extranjero no está de más preguntar si hablan español, podrías tener suerte; recuerdo que nos contaron, no sé si sea cierto, que hay gente que prefiere aprender español antes que inglés en Europa.

Así terminó este día tan divertido, después de pasar la tarde en Múnich, la capital de Baviera, conociendo lugares y amigos nuevos, pero aun nos faltaban más y más relatos de una viajera.

Próximamente, Austria…

Continua…

 

 

 

 

2 thoughts on “Tarde en Múnich, la capital de Baviera

  1. Múnich es realmente interesante y hermoso y claro su cerveza con su comida, además que hablen español un tanto mejor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Conociendo Salzburgo, la ciudad natal de Mozart

mié Abr 7 , 2021
Conociendo la ciudad natal de Mozart y la belleza barroca de Salzburgo. Relatos de una viajera Después de desayunar, dejamos al hotel diciéndole adiós a […]
Scroll Up